3 grandes fraudes de la educación en Chile

1. La Jornada Escolar Completa

Que pretendía

Que los estudiantes pasaran más tiempo en la escuela aprendiendo

Que era en verdad

Convertir a los colegios en guarderías para que los padres pudieran trabajar más horas por menos sueldo

Que resultó ser

Dado que no se requería ninguna habilidad para ser "guardador", se afectó de manera significativa la calidad de los docentes. Además la escuela resultó convertirse en un centro de educación de rayados de murallas. Obviamente no tuvo ningún resultado en la calidad de los resultados educativos, por lo que los estudiantes terminaron en las calles reclamando que no solo querían pasar todo el día en el colegio sino que ahora querían pasar todo el día en la universidad y con cupo asegurado. El problema era que se venía el segundo fraude...

2. La Autonomía

Que pretendía

Asegurar la calidad de las nuevas universidades. Una institución de calidad iba a "apadrinar" a una nueva y la iba a guiar, indicándole como hacer las cosas correctamente.

Que era en verdad

Un mecanismo por el cual una "universidad" nueva abría una carrera sencilla y de pizarron, por ejemplo "ingeniería comercial" (sea lo que sea que eso signifique) y luego, una vez que obtenía la autonomía obtenía "licencia para matar" y abría todas las demás carreras y sedes suficientes para satisfacer la codicia de los dueños de la "universidad". 

Que resultó ser

Las nuevas "universidades" se convirtieron en el tercer mayor comprador de publicidad, luego de multitiendas y telefónicas- Así, el 2010 un estudiante de la Universidad Mayor por ejemplo gastaba cerca de 400.000 de su arancel en pagar la publicidad de la U. Los dueños se hicieron inmensamente ricos. La calidad de las nuevas "ues" se comenzó a cuestionar, pero estas contraatacaron con una serie de rankings de "prestigio" que las posicionaban muy bien, Por ejemplo, una universidad se jactaba en su publicidad que era la primera "universidad privada con más proyección" mientras que otra declaraba ser la mejor universidad en la categoría "Vida en campus".
Estas nuevas universidades crearon una nueva generación de ingenieros comerciales, psicólogos y periodistas que podían aplicar todas sus competencias profesionales en el ámbito de la venta de celulares. Un reciente estudio muestra que el 60% de los egresados de universidades chilenas de los últimos años trabajan en áreas distintas a las que estudiaron. Y no solo eso, a pesar de la expansión en algunas áreas, como Medicina, el año 2015 existen propuestas para...traer médicos del extranjero a trabajar en los consultorios y salud pública de Chile.  Pero como todo en la vida, las cosas podían aun ser peores, pues se venía el tercer fraude

3. La acreditación

Qué pretendía

La autonomía tenía una falla fundamental. No era un negocio. Así que los genios *cof*Brunner*cof* crearon una nueva forma de "certificar" la calidad. En el nuevo sistema, una "universidad" iba a decir en que era buena y una agencia privada, contratada por la misma iba a ver que tan cierto era lo que la misma U declaraba. Para asegurar el negocio, esta "acreditación" iba a durar unos años y luego había que volver a hacerla. Para asegurar que todos se pudieran "acreditar", el plazo iba de 2 a 7 años y solo había dos áreas obligatorias: docencia de pregrado y gestión institucional. O sea, la "universidad" tenía que tener dos cosas: (1) un profesor y una pizarra y (2) una caja para que los estudiantes pagaran su arancel. El resto, como investigación, era "opcional".

Qué era en verdad

Un gran negocio para agencias acreditadoras, bancos y los dueños de las Ues. Los primeros cobraban, como una vez le escuche con un guiño de picardía a un alto directivo de una universidad privada, 40 millones por año de acreditación con un máximo de 2, 4 o 5 años. Los 6 y 7 años se reservaban para las Ues del CRUCh. Así, los bancos prestaban dinero, avalado por el estado quien "acreditaba" a un estudiante para que pudiese entrar a una "universidad acreditada", con pingues intereses y aval del estado. Esto último era vital, porque los mismos dueños de las universidades privadas, que también eran dueños del banco, sabían que los egresados difícilmente podrían recuperar su inversión, así que el estado terminaba pagando los créditos de los cesantes ilustrados. A estos ahora les caía una serie de correos indicando que la clave para conseguir trabajo era adquirir un MBA, postgrado o lo que fuera que le permitiera a la "universidad" ganar más dinero. Ganaban casi todos: los dueños de la universidad, los bancos, las agencias acreditadoras. Los únicos que perdían eran, bueno, todo el resto: estudiantes y sus familias y cualquiera que pagara sus impuestos.
ah! una de las claves del fraude, para que funcionase, era que se debía acreditar a la "institución" y no era necesario acreditar a las carreras.  

Qué resultó ser

Un gran negocio para todos excepto para las familias de los estudiantes. El gobierno ganó porque se llenó la boca indicando como habían convertido a Chile en un país "universitarios", las inmobiliarias, fotocopiadoras, shoperías, dueños de ues privadas, bancos y de agencias acreditadoras, todos se hicieron ricos, mientras en Chile cerraban librerías. Cualquiera que compare un barrio universitario en cualquier ciudad del mundo y un barrio "universitario" en Chile sabrá a que me refiero.
La clave estaba en contratar a la agencia correcta. hacer una autoevaluación bien amplia y general y luego que la agencia emitiera una acreditación bien vaga y general, sin ningún indicador objetivo. Por ejemplo, nunca se pidió un porcentaje de docentes con jornada completa, o con papers ISI ni ningún indicador "duro".
Cuando las agencias de acreditación vieron una nueva veta de negocio insistieron en la acreditación por carrera. Se podría dar el sin sentido que una Universidad estuviera acreditada por 4 años y algunas carreras por dos o sin acreditación. En la práctica, ninguna *no* se acreditaba y otras tenía prácticamente asegurada su acreditación, Por ejemplo la U Chile y PUC recibían 7 años "porque si" y el resto 6 o menos. En la práctica eran 6 para las Cruch, 6 para las privadas que ya tenían algunos años, 4 para las que se dedicaban solo a hacer clases, que la revista Que Pasa denominaba eufemísticamente como "Universidades Docentes" que a su vez tenían subcategorías.  Vale la pena que vea como Que Pasa hacía su clasificación (y su traducción)

Clasificación revista Que Pasa
Traducción
Universidades de investigación
Universidad  en el sentido de la palabra, hace docencia, investigación y extensión
Universidades docentes extensivas
Colegio o Instituto que entrega títulos profesionales en varias áreas
 Universidades docentes comprensivas
Colegio o Instituto que entrega títulos profesionales en algunas áreas
Universidades docentes concentradas
Colegio o Instituto que entrega títulos profesionales en un área en particular
Universidades especializadas.
Colegio o Instituto que entrega títulos profesionales en menos de un área


El sistema reventó y hasta el presidente de la Comisión de Acreditación está ahora formalizado por la "venta" de acreditaciones.  Y los mismo que abogaban por "el mercado" ahora lloran para que el Estado se haga cargo de sus negocios fallidos.